Google+ Impresionantes Luces en el cielo - Nuestro Mundo
Búsqueda personalizada

Impresionantes Luces en el cielo

viernes, 12 de marzo de 2010

Aurora Septeptrional


Mientras disfrutaba del estado del tiempo en el cosmos una magnífica tarde de verano, a mediados de julio del 2004, el astrónomo Philippe Moussette captó esta colorida panorámica con un lente "ojo de pez" mirando hacia el norte desde el Observatorio Mont Cosmos, Québec, Canadá, planeta Tierra.
En primer plano, las luces a lo largo del horizonte septentrional dan un tono color naranja a las nubes bajas. Pero muy por encima de las nubes, a altitudes de 100 kilómetros o más, están los cautivadores matices verde y púrpura de la aurora boreal o luces del norte, un brillo alimentado por partículas cargadas de energía en el borde del espacio exterior.




Cielo y nubes de Quebec



El cielo vespertino despejado es siempre bienvenido por los observadores de estrellas de todo el mundo, pero los cielos con algunas nubes también son interesantes.

Este espléndido instante fue captado en esta impresionante imagen tomada por Dominic Cantin durante una reunión de astrónomos canadienses en el Observatorio de St-Nérée, unos 60 kilómetros al sureste de la ciudad de Quebec.

Al mirar hacia el oeste el 13 de Julio de 2002 se captó el resplandor lejano de un rayo, procedente de una tormenta pasajera, en el extremo izquierdo de la fotografía. A la derecha, la retirada de las nubes de la tormenta dejan al descubierto la luna creciente sobreexpuesta, que comparte el ocaso con Venus, que brillaba sólo a unos pocos grados de distancia (abajo a la derecha).
En el cielo oscurecido sobre la luna está el conocido triángulo de estrellas de la constelación Leo. Cantin informa de que después hubo cielo despejado durante toda la noche.




Luz Ceniciente



Conocida como la Luz Ceniciente o la Luna Nueva en brazos de la Nueva, es la luz que la Tierra refleja hacia la Luna, y que ilumina ligeramente su parte oscura.
Esta fotografía de la Luz Ceniciente en una jóven luna creciente se tómo por el astrofotógrafo y traductor del APOD Laurent Laveder desde el remoto Observatorio de Pic duMidi en Francia.
Pero la desde la Luna también habría sido de esta manera. Cuando la Luna aparece en el cielo de la tierra en fase creciente, una brillante y casi en fase llena Tierra, se podría ver desde la superficie lunar.
Toda esta reflectividad de la Tierra se debe principalmente al manto de nubes que la cubre y recientes estudios de este brillo terrestre indican que es más pronunciado en Abril y Mayo. Una descripción de este brillo en terminos de luz que se refleja desde la Luna, se escribió ya hace 500 años por Leonardoda Vinci.





Aurora y Torre



Más alto que la torre de comunicaciones más alta, más alto que la montaña más elevada, más allá del avión que vuela a más altura, se encuentra el reino de las auroras.
Las auroras no suelen suceder por debajo de los 60 kilómetros, y pueden llegar hasta los 1.000 kilómetros de altitud. La luz de una aurora se debe a los electrones y protones energizados que chocan contra las moléculas de la atmósfera terrestre.
Cuando se observa desde el espacio, una aurora completa suele tener la apariencia de un círculo alrededor de uno de los polos magnéticos de la Tierra. En la fotografía vemos la corona de una peculiar aurora púrpura, que ocurrió el 30 de Agosto de 2004 sobre Harstad, Noruega.



Leonida Mediterranea



Un viaje por carretera desde Ankara a la costa del Mediterráneo sudeste de Antalya, en Turquía, fué donde el astrofotógrafo Tunc Tezel encontró unos cielos limpios y espléndidos escenarios para ver la tormenta de meteoros de las Leonidas 2001.
Allí, capturó esta imagen de ensueño donde un bólido acercándose al horizonte visualmente, se refleja en las calmadas aguas del oceano. Se ven también luces en la costa y de las islas cercanas, además de la brillante Sirio brillando como la más poderosa del cielo, en la constelación del Can Mayor arriba a la derecha.
Muchos entusiastas que hicieron viajes para ver en Noviembre de 2001 las Leonidas fueron recompensados con espectáculos similares de esta rica tormenta de meteoros.
Astrónomos aerotransportados también tuvieron mucho que agradecer a las Leonidas desde su avión especialmente equipado, en donde recogieron datos sobre composición química de este polvo que hace posible una lluvia de estrellas proveniente de la cola de un cometa.




Aurora Roja



Pocas auroras muestran este nivel de detalle. Esta inusual visión de una corona de aurora ocurrió en la Tierra tres días después de un evento inusual solar, la quinta explosión más fuerte registrada en el Sol.
Una fulguración solar de clase X14 el 15 de Abril de 2002 envió una tremenda Eyección de Masa Coronal (CME) al Sistema Solar. Esta CME no impactó directamente la Tierra. La onda de expansión del ancho del Sistema Solar creada probablemente si impacto, causando una tormenta geomagnética de clase G3 y una noche repleta de coloridas auroras a lo largo del norte de Norte América.
El inusual color rojo de esta aurora en Michigan es causada por iones solares chocando con las moléculas de oxígeno a 300 km de altura en la atmósfera terrestre. Las más típicas auroras verdes son causadas cuando el oxígeno se recombina a sólo 100 km de altura.


Aurora Roja y Amarilla



Esta aurora fue causada por una gran onda de choque interplanetaria que salió desde el Sol el 4 de Abril.
Cuando la onda de choque alcanzó a la Tierra el 6 de Abril, la aurora resultante pudo ser vista en cielos claros tan lejos como en el sur de Carolina del Norte.

Las auroras se originan en la alta atmósfera terrestre y ellas son acompañadas por un inusual alineamiento planetario En la fotografía, una rara aurora multicolor se despliega sobre las cúpulas del Observatorio Brno en la República Checa.



Columna Solar



¿Ha visto alguna vez una columna solar? Cuando el aire está frío y el Sol está saliendo o pniéndose, los cristales de hielo pueden reflejar la luz solar y crear una inusual columna de luz
A veces el hielo forma cristales planos, que caen desde lo alto en forma de nubosidad. La resistencia del aire hace que estos cristales se tornen cada vez más planos y formen ondas en el suelo.
La luz solar se refleja en los cristales que están propiamente alineados, creando un efecto de columna solar. En la foto de arriba se refleja una columna solar en una puesta del Sol.




Arco de Luna



Así como los arcoiris son iluminados por el Sol, los arcos de luna están iluminados por la luna. Al ser el Sol mucho más brillante que la luna, los arcoiris solares son mucho más comunes y brillantes que los de luna.
En la fotografía se representa un arco de luna extendiéndose sobre la Bahía de Salt Pond en St. John, Islas Vírgenes. Los veleros se ven a la izquierda.

Para captar el arco de luna fue necesaria una exposición de 30 segundos, lo que hace que la fotografía parezca tomada de día. Como la luz de la luna es luz solar reflejada, los colores son casi los mismos.
Los arcoiris de sol o de luna se producen por la luz que se descompone en pequeñas gotas de agua, que normalmente proceden de una lluvia cercana. Las gotas de lluvia actúan como diminutos prismas y todos juntos crean el vistoso espectro de colores.




La Gloria




Mirando a través de la ventana de un avión, puedes tener la suerte de ver "la Gloria" en la dirección opuesta al Sol.
Antes de los aviones, este fenómeno conocido como el heiligenschein o el Espectro, se veía a veces en la cumbre de las montañas. Entonces, cuando las condiciones son las necesarias, uno puede mirar lejos del Sol y ver que aparecere una especie de gran sombra rodeada por una brillante halo. La sombra es el observador, pero en la versión moderna es la silueta del avión que frecuentemente ocupa el centro de la gloria.
En la fotografía, varios anillos concentricos de la gloria fueron fotografiados. La causa de la gloria solo ha sido entendida recientemente ya que es relativamente compleja.
Brevemente, pequeñas gotitas de agua reflejan, refractan, y difractan la luz del Sol en la dirección del Sol. El fenómeno tiene entendimientos similares en otras ramas de la ciencia incluyendo la astronomia, donde mirando desde la Tierra en dirección opuesta al Sol, brilla otro punto llamado gegenschein.




Rayos Anticrepusculares



Aunque la escena puede parecer en algún momento supernatural, nada más normal está ocurriendo que una puesta de Sol y unas nubes bien colocadas.

La fotografía muestra rayos anticrepusculares. Para entenderlos, empieza imaginandote rayos crepusculares comunes que son vistos cuando los rayos de sol atraviesan las nubes cortadas. Ahora, aunque los rayos de Sol viajan en línea recta las proyecciones de estos en la esfera celeste son grandes circulos Así pues, los rayos crepusculares de una puesta (o salida) de Sol aparecerán para re-converger en el otro lado del cielo. En la otra punta del cielo, a 180 grados del Sol, se llaman por tanto rayos anticrepusculares.
La imágen que se puede observar arriba esta fotografiadadesde un coche en movimiento a las afueras de Boulder, Colorado, USA.




Pilar Solar



En Febrero del año 2000, cerca del Lago Tahoe, Nevada, dos fotógrafos amateur se percataron de una inusual columna de luz roja, que se elevaba misteriosamente desde el lugar de la puesta de Sol. Durante los siguientes minutos, fueron capaces de capturar este pilar y una puesta de Sol fotogénica.
La imágen muestra la columna roja sobre un sereno y tranquilo Lago Tahoe y con unas montañas nevadas en su pico, que corresponden al Parque de Nevada y Lago Tahoe.
La misteriosa columna, tal y como aprendieron más adelante, es un Pilar Solar, un fenómeno en el que la luz del Sol se refleja en pequeños cristales de hielo en la atmósfera.




Auroras



Como probablemente sabes, la aurora boreal y la aurora austral son luces que aparecen en el cielo en altas latitudes, especialmente tras una intensificación de la actividad solar. Lo que sucede en el cielo es lo siguiente:
El Sol emite constantemente plasma en todas direcciones, como consecuencia de la elevadísima temperatura de su corona. Dicha temperatura alcanza millones de grados, tanto que es capaz de romper los átomos, y emitir al espacio “átomos rotos”, es decir, iones positivos y electrones. En otras palabras, plasma. Es lo que conocemos como viento solar.





El viento solar llega a la Tierra moviéndose a velocidades de unos 400 km/s (más de un millón de km/h), y es atrapado por el campo magnético terrestre. Como consecuencia, las partículas del viento solar realizan espirales mientras caen hacia la superficie de la Tierra, y son dirigidas por el campo magnético hacia los polos. Cuando caen en la atmósfera, chocan con las moléculas del aire y no llegan al suelo (no pasan por debajo de los 80 km de altitud).

Los átomos de las moléculas del aire, al recibir el impacto de estas partículas, aumentan mucho su energía. Tanto que sus electrones saltan a orbitales más energéticos – algo que no es normal ni estable. Al cabo del tiempo, estos electrones vuelven a caer a las órbitas que les corresponden “legítimamente”, y el átomo pierde la energía “extra” que había recibido. Y emite esta energía extra en forma de luz. El color de la luz (su frecuencia) depende del tipo de átomo – los átomos de oxígeno emiten luz verdosa o rojiza, los de nitrógeno la emiten azulada o purpúra.

Aurora austral. El color verdoso es emitido por oxígeno atómico.

De manera que las auroras son tanto más intensas cuanto mayor sea el viento solar (lo cual depende de cómo de violentas estén las cosas en el Sol) y cuanto más potente sea el campo magnético del planeta. Esto hace que las auroras terrestres sean una broma comparadas con las de otros planetas del sistema solar que tienen campos magnéticos “de verdad”, como Júpiter.

Las auroras son espectaculares desde el suelo, pero ten en cuenta una cosa: que parte de la luz es absorbida por la atmósfera, y que desde el suelo sólo vemos un trozo de la aurora. Desde el espacio, las auroras boreales y australes son aún más hermosas:




No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Blog Widget by LinkWithin

Seguidores

 

Lo mas visto hoy


Politica de privacidad