Google+ Mitos sobre la Luna LLena - Nuestro Mundo
Búsqueda personalizada

Mitos sobre la Luna LLena

martes, 6 de octubre de 2009

“Debe ser Luna llena”, es una frase escuchada cada vez que tiene lugar alguna locura.

2h7ow9x

La Luna tiene un lugar místico en la historia de la cultura humana, por lo que no sorprende que tantos mitos – desde los hombres-lobo a la locura o ataques epilépticos — se hayan acumulado respecto a su supuesto efecto sobre nosotros.
“Debe ser Luna llena”, es una frase escuchada cada vez que tiene lugar alguna locura y dicen los investigadores que a menudo es murmurada por policías en su ronda nocturna, personal psiquiátrico y personal de la sala de emergencias.
Ha pasado mucho tiempo desde que el ‘Gran Queso’ revelara algún nuevo secreto importante como el anuncio de esta semana de que hay rastros de agua por toda su superficie. Casualmente, un estudio de esta semana encontró una conexión cero entre la Luna llena y el resultado de las intervenciones quirúrgicas.
De hecho, una gran cantidad de estudios a lo largo de los años han tenido como objetivo evaluar cualquier conexión estadística entre la Luna – particularmente la Luna llena — y la biología o comportamiento humano. La gran mayoría de estudios sólidos no encontraron conexión, mientras que algunos se han mostrado inconcluyentes, y muchos que proponían revelar conexiones resultaron tener métodos fallidos o no han podido reproducirse.
Estudios fiables que comparan los nacimientos, ataques al corazón, muertes, suicidios, violencia, admisión en hospitales psiquiátricos o ataques epilépticos, entre otras cosas, con las fases de la Luna, han mostrado encontrar poca o ninguna conexión.
Un posible vínculo indirecto: Antes de la luz moderna, la luz de la Luna llena ha mantenido a la gente despierta durante la noche, llevando a privación del sueño que podría haber provocado otros problemas psicológicos, de acuerdo con una hipótesis que espera datos que la apoyen.
La Luna, las mareas y tú.
El cuerpo humano es aproximadamente un 75% agua, por lo que la gente a menudo se pregunta si hay mareas en nuestro interior.
La Luna y el Sol se combinan para crear mareas en los océanos de la Tierra (de hecho, el efecto gravitatorio es tan grande que la corteza de nuestro planeta se estira diariamente debido a este mismo efecto de marea).
Pero las mareas son eventos a gran escala. Tiene lugar debido a la diferencia en el efecto gravitatorio en un lado de un objeto (como la Tierra) en comparación con el otro. Aquí tienes cómo funcionan:
El océano en el lado de la Tierra que mira a la Luna sufre un tirón hacia la misma mayor que el centro del planeta. Esto crea una gran marea. En el otro lado de la Tierra, tiene lugar otra gran marea, debido a que el centro de la Tierra está siendo arrastrado hacia la Luna más que el extremo alejado del océano. El resultado básicamente arranca al planeta del océano (una fuerza negativa que desplaza el océano del planeta).
No obstante, no existe una diferencia medible en el efecto gravitatorio lunar en un lado de tu cuerpo con respecto al otro. Incluso en un gran lago, las mareas son extremadamente pequeñas. En los Grandes Lagos, por ejemplo, las mareas nunca superan los 5 centímetros, de acuerdo con NOAA, que añade: “Estas variaciones menores están enmascaradas por las fluctuaciones mayores en el nivel de los lagos producidas por el viento y los cambios de presión barométrica. Por consiguiente, los Grandes Lagos puede considerarse que no tienen mareas”.
Eso no significa que las mareas no existan a escalas menores.
El efecto de la gravedad disminuye con la distancia, pero nunca desaparece. Por lo que en teoría, todo el universo está tirando de todo. Pero los investigadores han calculado que una madre ejerce sobre su bebé una fuerza de marea 12 millones de veces superior que la Luna, simplemente por el hecho de estar más cerca.
Ten en cuenta también que las mareas en los océanos de la Tierra tienen lugar dos veces al día, conforme la Tierra gira sobre su eje cada 24 horas, llevando a la luna a salir y ponerse del cielo. Si el tirón de la Luna afectase al cuerpo humano, se supondría que estaríamos desequilibrados al menos dos veces al día (y tal vez lo estemos).
Estudios sobre los efectos de la Luna llena.
Aquí tenemos algunos de los estudios acreditados en revistas revisadas por pares que han fallado al encontrar conexiones:
Epilepsia: Un estudio en la revista Epilepsy & Behavior en 2004 no encontró conexión entre los ataques epilépticos y la Luna llena, incluso aunque algunos pacientes creían que sus ataques se ven disparados por ésta. Los investigadores señalaron que los ataques epilépticos en un tiempo se achacaron a la brujería y posesiones demoníacas, contribuyendo a la propensión humana de encontrar explicaciones míticas más que médicas.
Visitas psiquiátricas: Un estudio de 2005 por parte de investigadores de la Clínica Mayo, del que se informó en la revista Psychiatric Services, observó cuántos pacientes ingresaban en el departamento de emergencias psiquiátricas entre las 6 de la tarde y 6 de la mañana a lo largo de varios años. No encontraron diferencia estadística en el número de visitas en las tres noches alrededor de la Luna llena respecto a las otras noches.
Visitas a emergencias: Los investigadores examinaron 150 999 registros de las visitas a emergencias a un hospital suburbano. Su estudio, del que se informó en la revista American Journal of Emergency Medicine en 1996, no encontró diferencias entre la Luna llena respecto a otras noches.
Resultado de cirugías: ¿Se equivocan más los doctores y enfermeras durante la Luna llena? No, de acuerdo con un estudio que se publica en el ejemplar de octubre de 2009 en la revista Anesthesiology. De hecho, los investigadores encontraron que los riesgos son los mismos sin importar el día de la semana o del mes en el que planifiques tu intervención cardiaca.
No todos los estudios descartan la influencia lunar.
Lesiones en mascotas: Al estudiar 11 940 casos en el Centro Médico Veterinario de la Universidad Estatal de Colorado, los investigadores encontraron que el riesgo de visitas a emergencias era un 23 por ciento mayor en gatos y 28 por ciento mayor en perros en los días alrededor de la Luna llena. Podría ser que la gente tiende a dejar salir más a sus mascotas durante la Luna llena, aumentando las posibilidades de una lesión, o tal vez haya algo en funcionamiento — el estudio no determinó una causa.
Menstruación: Este es uno de esos temas en los que encontrarás mucha especulación (alguna de la cual suena firme y convincente) y pocas pruebas. La idea es que cada mes hay Luna llena y las mujeres menstrúan una vez al mes. Aquí están los hechos: El ciclo menstrual de la mujer en realidad varía en longitud y sincronismo — en algunos casos mucho – con la media en 28 días, mientras que el ciclo lunar está más cerca de los 29,5 días. Aún así, existe un estudio (de sólo 312 mujeres), por parte de Winnifred B. Cutler en 1980, publicado en American Journal of Obstetrics & Gynecology, que afirma una conexión. Cutler encontró que el 40 por ciento de las participantes tenían la llegada de la menstruación en un plazo de 2 semanas alrededor de la Luna llena (lo que significa que el 60 por ciento no). Si alguien puede decirme cómo este estudio tan a menudo citado demuestra algo, soy todo oídos. Además, uno debería ser escéptico de que en los 29 años siguientes nadie parezca haber generado un estudio que apoye las afirmaciones de Cutler.
Los animales se vuelven salvajes: Un par de estudios en conflicto en la revista British Medical Journal en 2001 deja espacio para mayor investigación. En un estudio, se encontró que la mordedura de animales había enviado a emergencias a casi el doble de británicos durante la Luna llena en comparación con el resto de días. Pero en el otro estudio, en Australia, se encontró que los perros mordían a la gente con una frecuencia similar en cualquier noche.
Privación del sueño: En la revista Journal of Affective Disorders en 1999, los investigadores sugerían que antes de la iluminación moderna, “la Luna era una fuente significativa de iluminación nocturna que afectaba al ciclo circadiano, lo que tendía a la privación del sueño alrededor de la Luna llena”. Especularon que “esta privación parcial del suelo habría sido suficiente para inducir manía/hipomanía en pacientes bipolares susceptibles y ataques en pacientes con desórdenes”. Lo más que puedo discernir, no obstante, es que estas sugerencias citadas a menudo nunca han sido comprobadas o verificadas por un número de estudios rigurosos de ningún tipo.
El mito persiste.
Si se supone que la iluminación moderna y las persianas han eliminado en gran parte la única fuente plausible de locura humana relacionada con la Luna, ¿por qué persisten tantos mitos?
Varios investigadores señalan una respuesta probable: Cuando suceden cosas extrañas durante la Luna llena, la gente nota el “coincidente” orbe brillante en el cielo y se asombran. Cuando pasan cosas extrañas durante el resto del mes, bueno, simplemente se consideran extrañas y la gente no lo vincula a eventos celestes.
“Si la policía y los doctores esperan que las noches de Luna llena sean más frenéticas, pueden interpretar los traumas y crisis de las noches comunes como más extremas de lo normal”. “Nuestras expectativas influyen en nuestras percepciones, y buscamos pruebas que confirmen nuestras creencias”.
Y esto lleva a una nota final, la cual tal vez sea el mayor clavo lógico en el ataúd de los mitos de la locura lunar:
Las mareas más altas no tienen lugar sólo en la Luna llena, sino también en la Luna nueva, cuando la Luna está entre la Tierra y el Sol (y no podemos verla) y nuestro planeta siente el efecto gravitatorio combinado de estos dos objetos. Aunque nunca nadie ha afirmado nada divertido respecto a la Luna nueva (excepto por el hecho de que hay más contaminación en la playa en la Luna nueva y llena…)

1 comentario

  1. mui bueno me gusto muxo, no tnia ni idea de estos, gracias por tu aportacion

    ResponderEliminar

Blog Widget by LinkWithin

Seguidores

 

Lo mas visto hoy


Politica de privacidad